martes, 3 de febrero de 2015

Júpiter IV: Anillos y lunas.

El hecho de que Júpiter tenga anillos y que tú no lo sepas es debido precisamente a que no son gran cosa (comparándolos con los de Saturno, claro). Es por ello por lo que no supimos de su existencia hasta 1979 (supongo que ya sabes porqué). Y es que son extremadamente finos, pues están compuestos de partículas de polvo no mayores de una décima parte de un milímetro. (Y aun así suman una masa de miles de millones de toneladas!!!). 

Anillo principal de Júpiter


La fuente principal de todas esas partículas son cuatro pequeñas lunas: Metis, Adrastea, Amaltea y Tebe. Son minúsculas y además, se van haciendo cada vez más pequeñas. En cualquier caso, tienen un triste final: Acabar estrellándose contra Júpiter (su fuerza de atracción es muy fuerte, y ellas giran y giran pero cada vez un poquito más cerca del monstruo).

Como curiosidades de estas lunas: Adrastea es la más pequeña (20x16x14km) y junto con Metis, gira más rápido alrededor de Júpiter que éste sobre si mismo (Solo a Fobos, una de las dos lunas de Marte, le pasa lo mismo). Amaltea es la más grande de las 4 (250x146x128km) y se cree, por su composición (es prácticamente hielo) que puede ser un cometa atrapado por el campo gravitatorio de Júpiter).

                       

Las siguientes Lunas de Júpiter ya están fuera de los anillos. Las más importantes son las conocidas como lunas Galileanas, ¿Puedes imaginar por qué? Porque fue Galileo quien las vió por primera vez. Son Io, Europa, Ganímedes y Calixto.

Galileo vio las 4 lunas girar alrededor de Júpiter cuando en la Tierra (en 1610) aún creíamos que todo el Universo giraba alrededor de nuestro ego… sin embargo, en ese momento quedó patente que había algo girando alrededor de otras cosas… Entonces... ¿Quizá estábamos equivocados?

Más allá de los 4 satélites que vio Galileo, ¡¡hay 56 lunas más!! Pero como creo que me estoy alargando demasiado con Júpiter prefiero dejarlas para más adelante. No te preocupes, también veremos con más detalle tanto a Io, a Europa, a Ganímedes y a Calixto así como los satélites troyanos de nuestro querido Júpiter.   

3 comentarios:

  1. Decías que las cuatro lunas pequeñas (Metis, Adrastea, Amaltea y Tebe) estaban destinadas a acabar estrellándose con Júpiter. Mi pregunta es: ¿cuándo ocurre eso?

    Hace poco explicaste que los planetas no colisionan con el cuerpo que orbitan pues la atracción solo desvía su trayectoria, por lo que se podría decir que "están cayendo continuamente".
    En este caso,
    ¿es porque estas lunas se desplazan a una velocidad demasiado baja?
    ¿A nuestra luna no le ocurre eso?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una buena pregunta... y tengo que mirármelo bien. :-/
      Tiene que ver con el principio de conservación del momento angular (que explica precisamente lo de que aumenten la velocidad y se alejen) y todo eso... y sí, si las lunas van a acabar cayendo en Júpiter es porque no van lo suficientemente rápido (Hay una fórmula, que define la velocidad orbital a la que debe ir un cuerpo para no caer). Nuestra Luna, por contra, se va alejando de nosotros. No sé, quizás debería hacer una entrada al respecto... ¡Y lo que aprendo contigo! :-)

      Eliminar
  2. Pues sí, esa velocidad orbital podría conformar otra interesante entrada.

    Gracias por hacernos aprender tanto y suscitar tantas preguntas ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar