lunes, 23 de marzo de 2015

Io

Cada uno de los 4 satélites Galileanos del gran Júpiter tienen algo de especial. Hoy toca el primero de ellos: Io, y lo que tiene de especial es su intensa actividad volcánica. Basta con mirar esta foto para comprender lo inquietante que podría llegar a ser la vida sobre la superficie de Io:

                               

La enorme actividad geológica de Io se debe precisamente a su cercanía a Júpiter. La enorme masa del planeta actúa sobre la pequeña luna generándole unas fuerzas que remueven todo su interior. Me explico: Io gira alrededor de Júpiter a entre 420 y 423 mil kilómetros (su órbita es elíptica (forma de elipse), no circular). Esta diferencia de distancias hace que la fuerza de gravedad de Júpiter sobre Io varíe, lo que crea unos achatamientos/estiramientos de la luna que provocan que aumente la temperatura en su interior (imagina todas las rocas rozándose ahí dentro). Ese exceso de temperatura tiene que salir por algún sitio a su superficie. 

Pero todo esto no se supo hasta hace muy poco; el primer gran paso fue en la década de los 70 con la llegada de las Pioneer, que descubrieron una leve atmósfera en Io. Más adelante llegaron las Voyager, que nos mandaron fotos increíbles como esta: 

                                     http://voyager.jpl.nasa.gov/gallery/images/jupiter/io.gif

Con imágenes así quedó clarísimo que Io constaba de una intensa actividad volcánica (Algunos volcanes han creado montañas de hasta 17 km de altitud y hay erupciones que llegan hasta una altura de 300km). 

Son esos volcanes los que están enviando constantemente al exterior partículas de azufre y es debido a ellos por los que Io tiene una pequeña atmósfera, que en cualquier otro caso no tendía debido a su pequeño tamaño (Su radio es de 1821km) y su pequeña masa (pesa casi 9.10E22 kilos, es decir, un 9 con 22 ceros detrás), ya que escaparían a la escasa fuerza de gravedad

Pero aún hay más. La enorme cantidad de partículas de azufre que salen a la “atmósfera” reciben a las partículas que provienen del Sol y que no son frenadas por una magnetosfera como la de la Tierra. Éstas partículas, entonces, se ionizan y pasar a formar parte de la magnetosfera de Júpiter, con lo que Júpiter se convierte en una auténtica antena de radiación electromagnética. Io se convierte, a la vez, en un lugar donde morirías en poco tiempo debido a la alta radiación que existe en su superficie. (Pronto hablaré sobre la radiación, así que no te desesperes). 

Para terminar, te dejo una foto de Io que te va a gustar.

Ío

No hay comentarios:

Publicar un comentario