viernes, 17 de julio de 2015

Saturno, características.

Ya dije ayer que Saturno está muy lejos del Sol. Esto quiere decir que el calor que le llega del Astro Rey es minúsculo y, al igual que pasaba con Júpiter, la radiación que recibe del Sol es menor que la que emana de su interior, que no es mucho, por cierto.

Y es que Saturno también es un “gigante gaseoso”, que se está comprimiendo muy poco a poco y eso genera calor en su interior (aunque no podemos decir que es una estrella que no llegó a serlo, no es para tanto). Por cierto, recuerda que lo de gigante gaseoso puede llevar a error (hay gente que piensa que es ligero como un globo), pero en su interior hay algo más que solamente gas. Aun así, es el planeta menos denso del sistema solar (Su densidad es un 69% la del agua). 

Su tamaño, en cualquier caso, impresiona. Su radio es unas 9 veces el de nuestro planeta por lo que dentro de él caben 763 Tierras. Su forma, al igual que Júpiter (vemos que tiene bastantes similitudes con él), está bastante achatada por los polos, te acuerdas por qué? Supongo que ya sabrás, si has estudiado, que es debido a su composición “gaseosa” y su enorme velocidad de giro. 
                        

Saturno, para el ser humano, a lo largo de la historia, ha sido "simplemente un punto en el cielo". El primero en descubrir que tenía algo de especial supongo que imaginarás quien fue: Galileo. Estuvo cerca de saber que era eso que se veía alrededor del planeta… pero no supo llegar a darle una explicación. Ten en cuenta que estamos hablando de principios del siglo XVII. Esto es lo que él veía:

               Saturno visto por Galileo

Durante ese siglo se perfeccionaron los telescopios, con lo que medio siglo después del dibujo de Galileo, Christian Huygens sí afirmó que lo que antes Galileo había descrito como “orejas” era, en realidad, un anillo que rodeaba al planeta sin tocarlo. Esto fue lo que dibujó en 1659:

                   Saturno por Huygens

Conforme se fueron mejorando los Telescopios se fue sabiendo más y más sobre Saturno, y desde la Tierra se pudieron diferenciar, por ejemplo, las bandas laterales sobre su superficie y con ello se pudo más o menos calcular su velocidad de rotación. Lo que pasa es que de nuevo, al igual que Júpiter, no todas las bandas giran a la misma velocidad, así que con lo cual:

1.- Eso da a entender que su superficie no es sólida, si no gaseosa.
2.- Al no poseer una superficie sólida, hay que estudiar el campo magnético del planeta para saber su velocidad de giro Real. 

Sin acercarnos al planeta, pudimos saber, gracias al avance de la ciencia, la composición de su superficie (usando la espectroscopia) y su campo magnético (midiendo las ondas electromagnéticas que emite). En cuanto a la composición se observó que la mayor parte de la atmósfera es Hidrógeno (96%) y el resto Helio y otros elementos menos frecuentes como Nitrógeno o Azufre (Y repito, esto es solo en la atmófera). En cambio, en cuanto al campo magnético, no se pudo medir mucho. Al contrario que Júpiter, que emite muchísimas ondas de casi todo tipo, Saturno permanece prácticamente callado. 

Hubo que esperar unos años para poder acercarse al apuesto planeta, pero eso ya lo veremos en la próxima entrega!

No hay comentarios:

Publicar un comentario